Networking, visibilidad y oportunidades laborales

Comparto en esta nueva entrada del blog el artículo con el que he colaborado en el blog del portal de empleo Jobeeper.

“Los momentos que nos están tocando vivir, en cuanto al ámbito laboral se refiere, son convulsos, donde las opciones de encontrar empleo disminuyen, por la destrucción de puestos de trabajo que ha habido (aunque parece que este aspecto se está estabilizando) y por la alta competencia surgida en la búsqueda de empleo, al aumentar en modo considerable el número de personas desempleadas en nuestro país en los últimos 6 años……..”

EnREDados en la búsqueda de empleo

Las palabras RED y EMPLEO se unen inexorablemente cuando de buscar trabajo se trata. Ese entramado que toda red establece, será fundamental cuando estemos en situación de búsqueda de empleo. Tres acepciones o tratamientos diferentes de la misma palabra, pero que deberán ir unidos si quiere obtenerse el éxito en la búsqueda.

Los 3 tipos diferentes de redes a los que hago referencia son:

– La red de redes: Internet.

– La Red de Contactos.

– Las Redes Sociales.

El establecimiento del uso universal de Internet ha provocado una revolución en el empleo y en los métodos, herramientas y procedimientos para conseguirlo. El hecho de que toda la información fluya por la red, tiene como consecuencia que desde hace algunos años la Red se haya convertido, de alguna manera, en la principal oficina de empleo, el principal orientador y el principal soporte para construir nuestra propia red de contactos.

redA través de Internet podemos realizar búsquedas de ofertas de empleo, contactar con empresas privadas, agencias de colocación y ETT’s, inscribirnos en bolsas de empleo, establecer contactos profesionales, elaborar el CV y tenerlo disponible continuamente para poder enviarlo en cualquier momento y desde cualquier lugar y dispositivo, mejorar nuestro nivel formativo (e-learning, MOOC, etc.), leer artículos e información sobre empleo y RRHH de manera actualizada, solicitar y recibir asesoramiento y orientación, es usada por los reclutadores para captar y obtener información personal sobre sus posibles candidatos…

Está claro que la implantación de Internet como un sistema de comunicación más en nuestra sociedad, rápido, ágil y eficaz, ha provocado que su uso sea imprescindible en todos los procesos que se lleven a cabo dentro del ámbito del empleo. Si queremos que nuestra búsqueda de empleo sea efectiva, deberemos manejar todas las herramientas, recursos y procedimientos que Internet pone a nuestro alcance.

La Red de Contactos siempre ha existido, y a nivel laboral ha tenido gran eficacia en los procesos de búsqueda de empleo. La red de contactos puede generarse de manera natural o espontánea, o de manera intencionada. La red de contactos natural se crea sin que el interesado la construya de manera intencionada, es decir, está compuesta por las personas de su entorno más inmediato: padres, hermanos, familiares, amigos, compañeros y ex­-compañeros de trabajo, etc… La red de contactos intencionada se va construyendo por la propia voluntad del interesado, formada por contactos que le pueden aportar beneficios profesionales: personas de su mismo sector profesional, contactos de contactos de su red natural, personas influyentes en su ámbito laboral, etc…

red-de-contactosLa red de contactos nunca deja de crecer ni modificarse, puesto que continuamente se irán añadiendo nuevos componentes. Lo importante de una red de contactos es tenerla bien estructurada y organizada, definirle claramente nuestra situación y nuestros intereses y expectativas, y usarla de manera adecuada, sabiendo qué componentes y cuando se deben “tocar” en cada momento, y cómo hacer el seguimiento de los contactos.

La situación actual también hace mella en la eficiencia (que no en la eficacia) de la red de contactos, debido a las dificultades laborales que soportamos, lo que supone una disminución en las posibilidades de obtener empleo mediante nuestra red de contactos.

La última red que reseñamos serán las Redes Sociales. Surge como una variante de la Red de Contactos, pero que aporta un mayor grado de posibilidades de uso y de alternativas en beneficio de la consecución del objetivo propuesto de conseguir empleo. Inicialmente, las redes sociales tenían un uso más social y orientado al ocio. En su evolución, se observa que pueden ser una potente herramienta para establecer relaciones que tiendan al beneficio profesional, y es cuando se les empieza a dar un uso más profesional, e incluso comienzan a surgir redes específicas para establecer contactos profesionales (Linkedin, Xing, etc…).

redes socialesLas redes sociales, laboralmente hablando, suponen la posibilidad de contactar con personas o empresas del sector profesional que nos interesa, “conversar” con ellos, compartir información, recursos y opiniones, proponer nuestros propios debates e intereses, crear nuestra propia “imagen” o “marca personal”, ser “seguido” por reclutadores laborales, etc…

Las redes sociales han llegado a un grado de importancia tal, que suele decirse que “si no estás en las redes sociales, no existes”. Del mismo modo que debemos mantener activa la red de contactos durante nuestros procesos de búsqueda de empleo, las redes sociales también se deben mantener igualmente activas, a través de hacernos visibles en ellas, mediante nuestra participación de diferentes formas: aportando comentarios, debates, compartiendo información y opiniones, enlaces, vídeos, creando contenidos propios, participando en grupos, etc…

Debemos tener claro que en estos tiempos que corren, la existencia de las redes supone un valor añadido en nuestros procesos y posibilidades en la búsqueda de empleo. Ante la dificultad de conseguir un empleo a través del establecimiento de procesos de búsqueda individuales, poder participar de redes donde, además de ser uno más, puedes obtener múltiples beneficios derivados del trabajo colaborativo y solidario de las personas que componen dichas redes y de los grupos formados al efecto, puede suponer una gran ventaja.

A modo de conclusión, decir que debemos aprovechar todas las herramientas que han puesto a nuestro alcance, darles un uso adecuado y provechoso, marcarnos una estrategia que nos guíe en su uso y hacernos visibles a través de todas estas herramientas. Y fundamentalmente, mantenernos activos en todas ellas. De ello puede depender en gran medida que consigamos el objetivo marcado.

“Nunca dejes de intentarlo, por más reveses que recibas. Para triunfar hay que conocer el fracaso”

Cómo buscar empleo actívamente y no morir en el intento

¿Qué es la búsqueda de empleo? ¿En qué consiste? ¿Cómo se hace? ¿Cuándo y por dónde empiezo? ¿Cuánto tiempo dura? ¿Quién me puede ayudar?…..

Estas son algunas de las preguntas que se hacen las personas desempleadas nada más llegar a esta situación. ¿Respuestas? Todas las que queramos. Cada persona se responderá a estas preguntas de manera muy diferente a como lo hagan el resto. Esto dependerá de diversos factores: objetivos planteados, edad, entorno, habilidades, contactos, herramientas disponibles, apoyos, etc…

Pero a pesar de estas divergencias en las respuestas, sólo hay una cosa importante: realizarla de forma ACTIVA. Esto no quiere decir que ser activo sea sólo recorrerse todos los polígonos industriales de mi ciudad, o sólo abrir Infojobs por las mañanas para “ver si hay algo para mí”, o sólo decirles a mis amigos que estoy buscando trabajo. Ser activo en la búsqueda de empleo consiste en “realizar TODO tipo de acciones encaminadas a la consecución de un empleo”.

Hay que tener en cuenta que el número de desempleados ha aumentado en más de 3 millones de personas en los últimos años. Este dato, en búsqueda de empleo, hay que traducirlo en: mayor competencia, mayor especialización y mayores dificultades para acceder a un nuevo empleo. Por ello, la búsqueda debe ser más activa, intensa y diversificada que nunca. En estos momentos, todo será mucho más complicado para aquellas personas que no se vuelquen al 100% en su propia búsqueda de empleo.

Siempre he pensado y aconsejado que la búsqueda de trabajo tenemos que entenderla como “un trabajo en sí”, marcando objetivos, rutinas, estableciendo una planificación adecuada, etc… Y es en la situación actual que vivimos cuando este mensaje debe tener mayor arraigo.

Un primer análisis de cómo debe iniciarse la búsqueda de empleo lo mostré en el artículo “Estoy desempleado ¿qué hago ahora?” Es el momento en el que hay que auto conocerse, analizar el entorno, establecer nuestros propios objetivos laborales, personales, formativos, etc. Si se tuviera alguna dificultad en estos pasos iniciales, básicos para una búsqueda adecuada y adaptada a cada persona, sería recomendable solicitar la ayuda en algún servicio de orientación laboral.

Una vez determinados los aspectos anteriores, es cuando empieza el trabajo de campo puro y duro. A continuación enumeraré las acciones que deberían tenerse en cuenta para llevar a cabo una búsqueda de empleo de manera activa. ¡Ah! es importante usar una agenda, donde iremos anotando todos los pasos y acciones que vayamos dando en cada momento.

CV♦ Elaborar el currículum: es fundamental diseñar un currículum adecuado a nuestro perfil e intereses profesionales. Actualmente hay diversos formatos y soportes para su elaboración (tradicional en papel, CV online, video CV).

♦ Desarrollo de habilidades para la búsqueda de empleo: mejorar aquellas habilidades deficitarias que hemos detectado durante nuestro auto conocimiento (asertividad, escucha activa, empatía, etc.). Estos aspectos se pueden trabajar en talleres grupales desarrollados al efecto por los servicios de orientación, o bien de manera individualizada.

♦ Inscripción en el Servicio de Empleo Público correspondiente, actualizando todos los datos profesionales, formativos, y de intereses y expectativas. Realmente no hay mucha confianza en estos Servicios, y puede que no sean la solución a nuestro desempleo, pero como un recurso más que es, debe tenerse en cuenta.

♦ Inscripción en bases de datos de Empresas de Trabajo Temporal, Empresas de Selección de Personal y Agencias de Colocación.

♦ Inscripción en portales de empleo de Internet, donde, además de incluir los datos necesarios en su base de datos, se deberá realizar una búsqueda de ofertas de empleo utilizando los filtros establecidos para ello, en función del perfil profesional e intereses que tengamos.

Metabuscadores: del mismo modo que se hace la búsqueda de ofertas en los portales de empleo, se puede hacer también a través de los Metabuscadores (buscadores cuyo funcionamiento es similar a Google, Yahoo, etc…, pero exclusivamente para ofertas de empleo en la red). Aquí se puede obtener más información sobre Metabuscadores.

♦ Autocandidatura: consiste en contactar con las empresas de nuestro entorno, en función de nuestro perfil profesional, y en ausencia de oferta de empleo, ofrecer la candidatura para futuros procesos de selección.

♦ Empleo público: desgraciadamente, en la situación actual, la oferta de empleo público se ha reducido bastante. Para obtener información sobre oposiciones a la Administración, se puede consultar www.buscaoposiciones.com, o los diferentes Boletines Oficiales (Estado, Comunidades Autónomas, Provinciales, Diputaciones). Existen también convocatorias para personal laboral, igualmente publicados en los diferentes boletines.

♦ Red de contactos: esta “herramienta” es una de las que tradicionalmente se ha utilizado en la búsqueda de empleo, y actualmente sigue siendo una de las vías más importantes para encontrar trabajo. A la red de contactos “real” hay que sumarle la red de contactos “virtual” o digital, formada por todos aquellos contactos establecidos a través de nuestra participación en Redes Sociales (Twitter, Linkedin, Facebook, etc.).

♦ Visibilidades la red o 2.0: cada día está adquiriendo mayor importancia, y es una forma de hacernos ver en las Redes Sociales, las cuales están siendo cada vez más tenidas en cuenta por los reclutadores. Este tema fue tratado en “Visibilidad 2.0 y aptitud: claves de la empleabilidad en la era digital”.

♦ Formación: es posible que en nuestro análisis inicial, previo a la búsqueda activa de empleo, hayamos detectado alguna necesidad formativa. Durante la búsqueda puede ser el momento de cubrir dicha necesidad a través de acciones formativas adecuadas. Estas pueden ser presenciales o a través de las diferentes plataformas de e-learning, de fuerte implantación en los últimos años.

Buscar empleo♦ Asistencia a eventos de empleo o de empresas del sector de nuestro interés: es otra forma de hacerse visible, participando y estableciendo contactos en este tipo de eventos. Fomenta el Networking, que está adquiriendo cada vez más importancia para establecer relaciones profesionales.

♦ Autoempleo: surge como una alternativa más en la búsqueda activa de empleo. Hoy en día, ante las dificultades que se encuentran para emplearse por cuenta ajena, hay una “corriente” pro-emprendimiento, como opción para emplearse. Está claro que tiene connotaciones diferentes a la búsqueda de empleo ordinaria, pero es una opción a tener en cuenta si se dan las condiciones adecuadas.

Como dije al comienzo de este artículo, la búsqueda de empleo tiene carácter individual, cada persona decide realizarla de la forma que cree más conveniente. He intentado aportar los aspectos más importantes que debe tener una búsqueda de empleo para que se pueda considerar suficientemente activa.

Y ahora  ¡¡¡ a trabajar !!!

¿Qué información buscan los reclutadores en los candidatos?

Seguro que cuando os habeis enfrentado a una entrevista de trabajo, en más de una ocasión os habreis preguntado: ¿qué me preguntarán? ¿qué datos le interesarán al entrevistador? ¿qué debo contestar para que me seleccionen?….. Es posible que la mayoría conteste a estas preguntas concluyendo que lo que el entrevistador quiere extraer de la entrevista es información sobre nuestra trayectoria profesional y formativa, y cómo seremos capaces de enfrentarnos al nuevo trabajo ofertado. Y, en cierto modo, es así.

Pero hay más. Actualmente, los reclutadores van más allá. No se quedan en el simple análisis del currículum del candidato y de sus expectativas. Quieren obtener más datos sobre otros aspectos de los candidatos. No buscan sólo lo que eres (ya reflejado en el currículum), sino que buscan también cómo eres. No buscan datos presentes o pasados del candidato, sino que quieren saber si el candidato va a cubrir sus expectativas y necesidades al contratarlo. Por todo esto, hay que saber generar expectativas en el entrevistador.

En las técnicas de selección no hay un estándar establecido. Cada reclutador busca y analiza aspectos y cosas diferentes, por lo que determinarlo de antemano por parte del candidato es una tarea casi imposible. La clave para dar al reclutador lo que quiere obtener es que el propio candidato identifique su valor añadido o fortalezas, diseñando su propia “estrategia de venta” para la entrevista de selección. Pero algunos de los aspectos que suelen valorar positivamente los reclutadores son los siguientes:

♦ Sinceridad y fidelidad

♦ Intereses y aspiraciones del candidato en consonancia con los de la empresa

♦ Habilidades sociales o la capacidad de comunicarse y relacionarse

♦ Motivación

A estos aspectos a valorar, podemos añadirles estos otros, de igual importancia para los reclutadores:

♦ Adaptabilidad

♦ Trabajo en equipo

♦ Liderazgo

♦ Multitareas

♦ Proactividad

♦ Mente abierta

♦ Positividad

Un estudio de la Consultora Universum, especialista en reforzar la marca de los empleadores para atraer a más candidatos, que investigó los rasgos de los candidatos que más valoraban las grandes empresas, determinó que los principales rasgos eran:

♦ Profesionalidad

♦ Energía

♦ Confianza

♦ Capacidad de autogestión

♦ Curiosidad intelectual

Con la imparable implantación del uso de las nuevas tecnologías en las empresas y de las redes sociales, los reclutadores han empezado también a usar estas redes sociales para obtener datos sobre los candidatos presentes y futuros de las empresas, para conocerlos mejor y determinar qué candidatos son los mejores. En relación al rastreo de información en las redes sociales por parte de los reclutadores, nos preguntamos lo siguiente:

♦ ¿Qué buscan?  Cualquier información de interés.

♦ ¿Por qué buscan?  Necesitan más información acerca de las capacidades de los candidatos (el currículum es demasiado estático para esto). Buscan a alguien en quien confiar.

♦ ¿Cuándo buscan?  En cualquier momento, haya o no haya oferta de empleo.

♦ ¿Para qué buscan?  Uno de los motivos es para decidir si el candidato debe continuar en el proceso de selección o debe quedar descartado.seleccion-de-personal 2.0

Aproximadamente, el 80% de los reclutadores creen que el futuro de la selección de personal pasa por las redes sociales. Actualmente, muchos reconocen consultar datos en las redes sociales, aunque son pocos los que afirman tener en cuenta los datos consultados. Por ahora…

Las redes sociales que más suelen utilizar los reclutadores son Facebook, Twitter, Linkedin, Tuenti o Youtube. La selección 2.0 no se basa en buscar profesionales en las redes sociales cuando se necesitan, sino en conocerlos antes de que sea necesario reclutarlos. Por ello, todos los potenciales candidatos deben tener en cuenta que cualquier conversación en las redes sociales podría ser una “entrevista de trabajo”.

Con la información que obtienen los reclutadores del rastreo en las redes sociales pueden elaborar un perfil personal y profesional del candidato, formado en base a:

♦ Tono de las intervenciones del candidato

♦ Temáticas en las que se centran sus participaciones en las redes sociales

♦ Comunidades con las que se relaciona

♦ Capacidad de expresión

♦ Contenidos que genera en la red

♦ Gustos del candidato

Etc…

La conclusión de esta breve reseña sobre lo que buscan los reclutadores en los candidatos es la siguiente:

– La información que buscan va mas allá del currículum

– Cada vez valoran más los aspectos personales del candidato

– Importancia de las redes sociales en la búsqueda de candidatos, por lo que hay que mantenerse activos y participar en ellas, pero siguiendo unas pautas adecuadas.

Visibilidad 2.0 y aptitud: claves de la empleabilidad en la era digital

El mundo digital es un fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos. Las relaciones digitales que establecemos tienen las mismas connotaciones que las reales. La red sirve de facilitadora, mediadora y aceleradora de dichas relaciones y contactos. Ese fiel reflejo se demuestra también en las relaciones laborales u orientadas a la búsqueda de empleo. Del mismo modo que cambian los procesos de reclutamiento y selección de personal, también están cambiando las técnicas que deben usar los candidatos o “buscadores de empleo” en sus acciones para encontrar trabajo.

RSSi en el “mundo real” tiene vital importancia la capacitación profesional y la reputación que nos precede a la hora de triunfar en la búsqueda de empleo, nuestra aptitud y la visibilidad que consigamos en el “mundo 2.0” serán 2 de los factores que mayor peso tengan para aumentar nuestra empleabilidad.

La aptitud o capacitación es un factor personal, que debe ser trabajado a lo largo de la vida de la persona, durante su periodo formativo y entretanto desarrolla su actividad profesional, a través de las tareas realizadas y la responsabilidad asumida durante su trayectoria profesional.

La visibilidad 2.0 es un factor de creciente importancia para todas las actividades en las que usemos los medios de comunicación digital, y como no, también para las acciones orientadas a la mejora de la empleabilidad.

En estos momentos no sólo basta con estar presente en la red o en las redes sociales. Es necesario que esa presencia alcance con facilidad a una comunidad de personas lo más amplia posible. Esa comunidad de personas debe ir construyéndose en base a nuestras expectativas e intereses profesionales, y requiere de una gran inversión, sobre todo en tiempo, para que vaya adquiriendo la forma y el contenido que deseamos.

Pero esa visibilidad debe ir acompañada de una reputación positiva, es decir, una opinión aceptable de las “redes” a las que pertenezcamos o de la comunidad que estamos creando, con el objetivo de que vayamos adquiriendo cada vez más importancia y popularidad en dichas redes. Ni más ni menos que lo que ocurre en el “mundo real”.

Y ahora el dilema es ¿cómo puedo ser más visible en la red? ¿qué acciones debo llevar a cabo para ello? ¿cómo puedo aumentar mi reputación online? No es fácil responder a estas cuestiones. Pero, del mismo modo, tampoco es complicado llevarlo a la práctica.redes-sociales_01

Para aumentar la visibilidad podemos hacer lo siguiente:

* Abrir una cuenta en aquellas redes sociales más adecuadas para el tipo de comunidad que queramos construir (Facebook, Linkedin, Xing, Viadeo, Twitter, Google+, Pinterest, Youtube, etc.).

* Establecer contacto con personas que puedan aportarnos mejoras, profesionalmente hablando, y con las que podamos debatir y compartir temas que nos interesen.

* Participar con nuestras opiniones y aportaciones en dichas redes sociales, a través de debates abiertos, grupos establecidos, proponiendo temas que nos interesen, compartiendo noticias y artículos de interés, etc. Es importante transmitir que somos activos. La pasividad en las redes sociales se paga con ser ignorados y excluídos.

* Crear una web/blog, donde publiquemos y compartamos los temas que nos interesan profesionalmente, en los que también haremos nuestra contribución personal en forma de artículos, posibilitando los comentarios, aportaciones y debates por parte de nuestros visitantes y seguidores. Para aumentar la visibilidad de la web/blog, es conveniente registrarla en buscadores y directorios de webs/blogs, para que su posicionamiento en las búsquedas sea alto (aparezca en las primeras posiciones del buscador) y pueda aumentar el número de visitas. También es recomendable incluir el enlace a la web/blog en todos los perfiles sociales que tengamos creados.

* Diseñar y compartir un CV online, de modo que estemos de manera permanente en la red. Del mismo modo que la web/blog, es importante enlazar nuestro CV online desde nuestros perfiles en las redes sociales que participemos. Este tema fue tratado en el post anterior “El currículum: del papel a la web: El CV online”.

blogosferaEstas son algunas de las opciones que tenemos para aumentar nuestra visibilidad en la red. La reputación se irá construyendo en base a nuestra participación en los debates, las aportaciones que vayamos haciendo, la línea “conductual” que sigamos, los conocimientos profesionales que demostremos, etc. Pero eso sí, es muy importante mantener siempre la misma línea en todas nuestras intervenciones. Esto hará que nuestra marca personal (“personal branding”) vaya determinando sus características concretas, pueda incrementar su importancia en nuestra comunidad y, al mismo tiempo, genere mayor confianza en nuestros contactos y en el entorno de búsqueda de empleo en el que pretendamos movernos.

Si consideras que tus aportaciones pueden ayudar a completar este artículo, no dudes en dejar tu comentario.

Gracias !!