Adiós al desempleo ¡¡Ya tengo trabajo!!

Las pérdidas siempre son traumáticas. Provocan momentos de desánimo y desasosiego, y suelen modificar nuestro comportamiento de manera temporal, hasta que asumimos la nueva situación y nos vamos adaptando a ella. Esto ocurrirá siempre que tenemos algo y, por la circunstancia que sea, dejamos de tenerlo.

En los últimos años, una de las mayores preocupaciones en este país ha sido el desempleo. Por ello, uno de los problemas más importantes desde hace algunos años ha sido la pérdida del empleo. Perder el trabajo en momentos como los que estamos viviendo genera una sensación de incertidumbre e impotencia, que transforma en negativismo todo lo que experimentemos a partir de ese momento.

Con la pérdida de mi empleo hace 3 meses comienza mi historia como desempleado. Tras casi 15 años trabajando, encontrarte de pronto en la calle y con las expectativas que genera la situación de creciente desempleo de este país, provoca cuanto menos miedo ante lo que te deparará el destino. Pero esta sensación de miedo creo que desapareció de mi pensamiento en menos de 5 minutos, justo el tiempo que tardé en reaccionar y en llegar a la conclusión de que el efecto de todo cambio tiene que provocar una reacción de movimiento, en principio, en cualquier dirección, pero movimiento al fin y al cabo, que me sirviera de vehículo para activar mi búsqueda de empleo (Estoy desempleado, ¿qué hago ahora?).

encontrar-trabajo-Tras esos 5 minutos que me sirvieron para plantar los pies en el suelo, lo primero que hice fue concertar un “desayuno orientador” con mi buen amigo y mejor profesional Raúl Matres. De aquel desayuno pude extraer algunas conclusiones muy interesantes, que me ayudaron a ir concretando las acciones que empezaría a poner en marcha durante los días siguientes. Todo ello lo plasmé en un listado, que posteriormente publiqué en uno de mis primeros posts: Cómo buscar empleo activamente y no morir en el intento.

A partir de ahí, actualizar y modificar el currículum se convirtió en el primer objetivo. Fue un trabajo complicado porque tuve que hacer un duro trabajo de “investigación” para recuperar algunos datos importantes de mi trayectoria durante los últimos años.

Al mismo tiempo, me fui documentando acerca de los procedimientos actuales que se estaban llevando a cabo tanto para la búsqueda de empleo, como para el reclutamiento y selección de personal. Lo dicho, casi 15 años trabajando, hacen que la búsqueda de empleo se convierta en algo complicado, por desconocimiento, por ausencia de práctica habitual y por la evolución que, como todo en la vida, ha tenido en los últimos años. Aunque tengo que reconocer que la experiencia que tuve hace algunos años como orientador laboral, me ha ayudado bastante a asimilar conceptos y técnicas actuales.

Tras la actualización del currículum, continué con la mejora y el refuerzo de mis perfiles en Redes Sociales (Twitter, Facebook, y fundamentalmente, Linkedin). Para esto fue clave una lectura que hice acerca de la visibilidad 2.0 en la búsqueda de empleo.

De forma paralela, fui elaborando un directorio de empresas del sector de Recursos Humanos, ETT’s y bolsas de empleo, para posteriormente presentar mi autocandidatura. También elaboré un directorio con portales de empleo y metabuscadores, con búsquedas a través de filtros previamente establecidos, donde poder consultar a diario las ofertas de empleo publicadas.

Otra técnica que he utilizado ha sido inscribirme y participar en grupos (Visibilidad 2.0), tanto de Linkedin como de Facebook, cuya temática de orientación y empleo potencia la publicación y consulta de ofertas de empleo y noticias del mercado laboral. He podido comprobar la gran cantidad de información que podemos llegar a compartir y el beneficio que puede causar a muchas personas que están en búsqueda de empleo.

Pero quizás la acción que he llevado a cabo, que más me ha aportado y que me ha servido para mejorar mi capacitación, tener mayor visibilidad en la red, conocer a muchos y muy buenos profesionales del ámbito de la orientación, los recursos humanos y la gestión del talento, y sobre todo, poder participar en un proyecto tan solidario y altruista como es “No quiero ser portada de los Lunes al Sol”, ha sido la creación de este blog. Un día leí que “si no quieres ser invisible en las redes, tienes que tener un blog”. Y eso hice. Tras darle unas vueltas al asunto, decidí crear mi propio blog y publicar artículos con temas que me resultaran interesantes y que pudieran ayudar a los lectores del mismo. Y hoy, con 2 meses y 3 semanas de vida, considero que es una de las mejores iniciativas que he emprendido en estos 3 meses de desempleo, por todo lo que he mencionado anteriormente que me ha aportado.

Ocupar el día en buscar ofertas de empleo, tanto en el 1.0 como en el 2.0, ser visible en las redes sociales, formarte y estar actualizado en tu propio campo profesional, crear contenidos para el blog, y colaborar con #NoQuieroSerPortadaLS, hace que al día le falten horas, sobre todo si tienes que dedicarle tiempo también a tu vida personal y a tus responsabilidades familiares. Para que después venga algún “iluminado” a decir que los desempleados están “parados” esperando a verlas venir……

estamos-trabajandoY alguno se preguntará ¿y todo esto que cuenta, para qué? Pues muy sencillo. Como dije al principio, todo cambio tiene que generar un movimiento. Ese movimiento nos llevará al sitio que deseamos, pero durante el camino nunca debemos dejar de estar activos ni de poner en marcha nuevas iniciativas. Si estamos en movimiento, siempre llegaremos a nuestro destino. Y yo he llegado al mío, por ahora. No sé si será un destino provisional o definitivo, el tiempo lo dirá. Pero sí sé que es el premio al tesón, la constancia, el esfuerzo, al convencimiento de estar haciendo lo que debía hacer, a pensar siempre en positivo y confiar en las propias posibilidades. Nunca cejes en tu empeño por llegar a tu meta, nunca des un paso atrás, permanece siempre caminando firme hacia delante.

Todo trabajo bien hecho tiene siempre su recompensa. Yo vuelvo a trabajar el 1 de agosto, y todas las personas desempleadas que luchan cada día por volver a ocupar su “sitio” conseguirán su objetivo. Necesitaba escribir este post, porque nunca hay mejor ejemplo para describir lo que uno “pregona”, ese SÍ SE PUEDE que me ha acompañado durante estos 3 meses, que contar mi experiencia hasta que lo he conseguido, hasta que he podido gritar eso, que ¡¡¡SÍ SE PUEDE!!!

Para concluir, quiero hacer una mención especial a los grandes profesionales que he tenido la oportunidad de conocer, y con los que espero poder seguir compartiendo experiencias y conocimientos, porque, sin que ellos lo supieran, me estaban reforzando cada día y convenciéndome de que estaba siguiendo el camino adecuado.

Y otra mención muy especial va destinada a mis compañeros de #NoQuieroSerPortadaLS, Ana Carmen Moruga, Emma Gómez, Sara Azogue y Julio Amigo, por darme la oportunidad de participar en un proyecto tan loable como este, con el que seguiré colaborando en la medida de lo posible, y por, también sin que ellos lo supieran, reforzarme personal y profesionalmente en cada momento, conviertiéndose en una parte importante de que hoy pueda estar compartiendo con todos mi nuevo empleo.

¡¡¡Suerte a tod@s!!! y hasta el próximo post.

¿Estudios universitarios, FP…. o me quedo sin estudiar?

Si partimos de la premisa de que “todas las personas somos diferentes entre sí”, concluiremos que todas las personas no pueden ser universitarias, ni todas podrán ser especialistas en producción audiovisual, ni técnicos en cocina y hostelería. Cada persona tiene unas capacidades y unas habilidades que serán las que determinen el nivel y el tipo de estudios más adecuados para ella.

tipoensenanza

Pero este enfoque, que ahora parece que casi todo el mundo tiene claro, no ha sido siempre así. Hace años, sólo llegaban a la universidad las personas que podían costeárselo económicamente, bien por pertenecer a una familia pudiente, o bien por sacrificarse de manera extrema para poder sufragar sus estudios trabajando.

A partir de la Ley General de Educación, de 1970, se empiezan a universalizar los estudios universitarios y aumenta el número de estudiantes que acceden a dichos estudios. Para ello, obviamente, había que realizar previamente los estudios de BUP y COU, estando la Formación Profesional (FP) en un segundo plano, siendo esta destino preferente para aquellos alumnos que habían pasado renqueando por la Educación General Básica (EGB) o incluso la habían terminado sin obtener el título. En los primeros años de implantación de la ley de 1970 se había establecido un “itinerario formativo estándar”, seguido por la mayoría de estudiantes que era: EGB-BUP-COU-Universidad. Este itinerario se institucionalizó, por decirlo de alguna manera, pienso que, entre otras cosas, por la cultural social que se imponía de que “los hijos de los obreros también podían ser universitarios”, y por la falta de orientación vocacional en los centros educativos.

formacion_profesional

Es a partir de la implantación de la LOGSE, en 1990, cuando la FP adquiere mayor importancia en nuestro sistema educativo. Se amplía el catálogo de titulaciones, con lo que la oferta formativa se diversifica e incrementa. Al mismo tiempo surge la figura del orientador escolar como el profesional que, analizando determinados aspectos del alumno, aconsejará la mejor alternativa formativa a seguir. De alguna manera, y aunque parezca incoherente, se empieza a “profesionalizar” la FP, lo cuál ayuda a que adquiera mayor importancia académica.

Progresivamente, empezó a aumentar el número de alumnos de FP a partir de la LOGSE, pero el cambio radical surge a partir la implantación de la LOE (2006) y del inicio de la crisis económica (o desaceleración económica, como dijo aquel…) en la que todavía estamos inmersos, fundamentalmente por las siguientes causas:

♦ Aumento del desempleo: Al comienzo de dicha crisis, sobre todo cuando nadie sospechaba que iba a tardar tanto en superarse, muchas personas desempleadas optaron por ocupar su tiempo de desempleo en obtener un título de FP.

♦ Orientación vocacional: El hecho de tener en el centro educativo un profesional que tiene entre sus funciones explicar a los alumnos las posibles alternativas que tienen, una vez que finalicen sus estudios, o trabajar individualmente con aquellos alumnos con mayor dificultad o que tengan mayores dudas sobre el itinerario formativo más adecuado que deben seguir, hace que la opción de continuar estudios de FP adquiera mayor importancia.

♦ Titulación obligatoria: Otras personas, profesionales de determinados ámbitos, pero sin titulación, se vieron sorprendidos por un cambio en la normativa para el desarrollo de su trabajo, la cuál les obligaba a poseer la titulación académica oficial para seguir ejerciendo su profesión (conductores de ambulancia, personal de ayuda a domicilio, educadores infantiles, etc…). Pero eso sí, contando con varios años para obtenerla.

♦ Fracaso escolar: El aumento del fracaso escolar en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y el consiguiente abandono, provocan que muchos estudiantes, previa superación de una prueba de acceso (al no tener el título de ESO), puedan acceder a los estudios de FP de Grado Medio.

♦ Desempleo universitario: Muchos estudiantes o titulados universitarios, al ver las dificultades que tienen para acceder al mercado laboral, se plantean iniciar estudios de FP, fundamentalmente de Grado Superior, bien como complemento a su formación universitaria, bien para reorientar su itinerario formativo.FP en LOE 600

Foto: cepgranada.org

El problema adquiere mayor importancia cuando el gran aumento de la demanda para estudiar FP se enfrenta a una situación de paralización económica, donde se mide minuciosamente el gasto público, o de recortes presupuestarios para educación, como ha sucedido en este último año. Es decir, se multiplica el número de potenciales alumnos de FP (y futuros profesionales cualificados) al mismo tiempo que se reducen plazas ofertadas e incluso se eliminan ciclos formativos en determinados centros.

Si a esto le unimos el aumento de las tasas universitarias en los últimos años y la modificación de los requisitos para acceder a las becas de estudio, endureciendo las posibilidades para obtenerlas, estaremos, posiblemente, contribuyendo a que aumente a mayor velocidad la demanda de plazas para estudiar FP. Todo esto derivará en lo que viene sucediendo ya desde hace algunos años:

♦ Establecimiento de elevadas notas de acceso o notas de corte para acceder a ciclos formativos de FP, a imagen y semejanza de lo que ocurre para acceder a estudios universitarios, sólo que, al ofertarse pocas plazas por titulación y centro educativo, estudiarán solamente los que tengan notas muy altas.

♦ Cada año hay titulaciones y centros educativos (cada vez menos) que finalizan el periodo de matriculaciones con algunas plazas libres, las cuales son susceptibles de ser cubiertas fuera de plazo. Mi experiencia en Sevilla es dantesca, con personas haciendo cola en la calle durante la noche, en la puerta de la Delegación Provincial, para que al abrir las puertas puedan ser los primeros adjudicatarios de dichas plazas libres.

Univ Bolonia

Foto: 060.es

Si a la universidad y carrera de opción preferente solo podrán acceder las personas que tengan mejores notas y se lo puedan costear económicamente o cumplan todos los requisitos para obtener beca, y en FP sólo podrán matricularse en la primera opción elegida los que, igualmente, tengan las mejores notas de acceso, ¿no estaremos ante un nuevo y vertiginoso aumento de la mal llamada Generación Ni-Ni?

Discapacidad y Empleo. La inserción laboral como reto.

Trabajador discapacitadoCuando la situación laboral y económica aprieta, la sociedad empieza a sufrir las consecuencias de manera desmedida. Todos los colectivos padecen las consecuencias de las penurias económicas y del aumento brutal del desempleo. Pero no todos los colectivos lo sufren de igual modo.

Uno de los colectivos que, incluso en épocas de bonanza económica, suele padecer más dificultades de inserción laboral es el de las personas con discapacidad. En general, el problema para el acceso de estas personas al mercado laboral no es únicamente económico. Siguen primando factores como los prejuicios sociales, el desconocimiento de la discapacidad, la desconfianza, etc.

Si a estos factores añadimos la evolución del mercado de trabajo hacia entornos digitales y tecnológicos, las dificultades para el acceso a una formación y empleo adaptados y la disminución de puestos de trabajo de tareas manipulativas, vemos que el panorama que tienen las personas con discapacidad para acceder al empleo y mantenerlo, es bastante complicado. Pero esto no debe coartar las posibilidades, proyectos y ayudas que haya que destinar a estas personas.

El principal cambio que hay que llevar a cabo es el del concepto de persona con discapacidad que quiere acceder al empleo. Este cambio debe hacerse desde la propia persona con discapacidad y su entorno, hasta el sector empresarial, pasando por orientadores e intermediadotes laborales.

La persona con discapacidad debe auto conocerse, ser consciente de las capacidades y limitaciones, y llegar a la conclusión de qué cosas es capaz de hacer y cuales no. Del mismo modo que un operario de grúa, posiblemente, no pueda diseñar una aplicación para móviles, y viceversa, por no tener la cualificación y habilidades necesarias, una persona titulada en FP de Grado Superior de Administración y Finanzas, con amputación del miembro inferior derecho, no podrá trabajar como albañil. Pero sí estará perfectamente capacitada para trabajar en cualquier puesto administrativo.

Pero esto es, ni más ni menos, lo mismo que debe hacer toda persona que esté en búsqueda de empleo: ¿qué tengo? qué puedo aportar? ¿qué me falta? ¿qué limitaciones tengo?….. Siendo consciente de lo que cada uno es capaz o no de hacer, siempre será más fácil determinar cual será el camino a seguir en la búsqueda de empleo.

Actualmente en nuestro país existen servicios de orientación e intermediación laboral especializados en el colectivo de personas con discapacidad. Su conocimiento de la discapacidad y su repercusión a la hora de desempeñar una actividad laboral, los pone como punto de referencia para la inserción laboral tanto para el propio colectivo como para las empresas que, tanto por conciencia social como por “obligación” legal, opten por la contratación de personas con discapacidad. Algunas de estas entidades que ofrecen servicios de orientación e intermediación laboral para personas con discapacidad son:

♦ FCS-Inserta

Inserción laboral♦ Atam

♦ Cocemfe

♦ Fiapas

♦ Feaps

♦ ONCE

Existe también normativa de empleo protegido para este colectivo de personas, donde se permite la creación de empresas de carácter laboral y social, con especiales ayudas y bonificaciones para su creación y para la contratación de trabajadores. Estas empresas son los denominados Centros Especiales de Empleo (CEE), y aquí se puede obtener información sobre los requisitos para su creación y las ayudas a la contratación. En éste enlace se puede consultar la relación de Centros Especiales de Empleo existentes en nuestro país.

Del mismo modo que existen portales de empleo generales o específicos de sectores profesionales, también han ido surgiendo portales de empleo para personas con discapacidad. Algunos de los más representativos son los siguientes:

♦ Disjob

♦ Portalento

♦ Empleadis

♦ Capaces

♦ Mercadis

♦ Discapnet

♦ Fundación Universia

♦ Fundación Mapfre

♦ Fundación Randstad

♦ Isencial

♦ Teledislab (para mujeres con discapacidad)

♦ Fundación CNSE

Las ayudas y bonificaciones a la contratación de personas con discapacidad están incluídas en la normativa general vigente de bonificaciones y reducciones  a la contratación laboral en nuestro país. Se pueden consultar en este cuadro resumen (páginas 4-6)

Ante la obligación de contratar personas con discapacidad por parte de las empresas, existe la posibilidad de estar exento de hacerlo, a cambio de optar por determinadas Medidas Alternativas a la contratación de personas con discapacidad. Estas medidas se pueden consultar en el siguiente enlace:

Medidas Alternativas a la contratación de personas con discapacidad

DiscapacidadPero a pesar de todas estas dificultades que se encuentran las personas con discapacidad en su camino hacia el empleo, y de las ayudas existentes para la creación de empresas y la contratación, quiero destacar una cosa de la mayoría de las personas de este colectivo: tienen un plus de MOTIVACIÓN que es el que le hace, no sólo luchar cada día para conseguir su “sitio laboral”, sino que es el que le ha ayudado a superarse continuamente para ocupar su sitio en esta sociedad que les ha tocado vivir.