Adiós al desempleo ¡¡Ya tengo trabajo!!

Las pérdidas siempre son traumáticas. Provocan momentos de desánimo y desasosiego, y suelen modificar nuestro comportamiento de manera temporal, hasta que asumimos la nueva situación y nos vamos adaptando a ella. Esto ocurrirá siempre que tenemos algo y, por la circunstancia que sea, dejamos de tenerlo.

En los últimos años, una de las mayores preocupaciones en este país ha sido el desempleo. Por ello, uno de los problemas más importantes desde hace algunos años ha sido la pérdida del empleo. Perder el trabajo en momentos como los que estamos viviendo genera una sensación de incertidumbre e impotencia, que transforma en negativismo todo lo que experimentemos a partir de ese momento.

Con la pérdida de mi empleo hace 3 meses comienza mi historia como desempleado. Tras casi 15 años trabajando, encontrarte de pronto en la calle y con las expectativas que genera la situación de creciente desempleo de este país, provoca cuanto menos miedo ante lo que te deparará el destino. Pero esta sensación de miedo creo que desapareció de mi pensamiento en menos de 5 minutos, justo el tiempo que tardé en reaccionar y en llegar a la conclusión de que el efecto de todo cambio tiene que provocar una reacción de movimiento, en principio, en cualquier dirección, pero movimiento al fin y al cabo, que me sirviera de vehículo para activar mi búsqueda de empleo (Estoy desempleado, ¿qué hago ahora?).

encontrar-trabajo-Tras esos 5 minutos que me sirvieron para plantar los pies en el suelo, lo primero que hice fue concertar un “desayuno orientador” con mi buen amigo y mejor profesional Raúl Matres. De aquel desayuno pude extraer algunas conclusiones muy interesantes, que me ayudaron a ir concretando las acciones que empezaría a poner en marcha durante los días siguientes. Todo ello lo plasmé en un listado, que posteriormente publiqué en uno de mis primeros posts: Cómo buscar empleo activamente y no morir en el intento.

A partir de ahí, actualizar y modificar el currículum se convirtió en el primer objetivo. Fue un trabajo complicado porque tuve que hacer un duro trabajo de “investigación” para recuperar algunos datos importantes de mi trayectoria durante los últimos años.

Al mismo tiempo, me fui documentando acerca de los procedimientos actuales que se estaban llevando a cabo tanto para la búsqueda de empleo, como para el reclutamiento y selección de personal. Lo dicho, casi 15 años trabajando, hacen que la búsqueda de empleo se convierta en algo complicado, por desconocimiento, por ausencia de práctica habitual y por la evolución que, como todo en la vida, ha tenido en los últimos años. Aunque tengo que reconocer que la experiencia que tuve hace algunos años como orientador laboral, me ha ayudado bastante a asimilar conceptos y técnicas actuales.

Tras la actualización del currículum, continué con la mejora y el refuerzo de mis perfiles en Redes Sociales (Twitter, Facebook, y fundamentalmente, Linkedin). Para esto fue clave una lectura que hice acerca de la visibilidad 2.0 en la búsqueda de empleo.

De forma paralela, fui elaborando un directorio de empresas del sector de Recursos Humanos, ETT’s y bolsas de empleo, para posteriormente presentar mi autocandidatura. También elaboré un directorio con portales de empleo y metabuscadores, con búsquedas a través de filtros previamente establecidos, donde poder consultar a diario las ofertas de empleo publicadas.

Otra técnica que he utilizado ha sido inscribirme y participar en grupos (Visibilidad 2.0), tanto de Linkedin como de Facebook, cuya temática de orientación y empleo potencia la publicación y consulta de ofertas de empleo y noticias del mercado laboral. He podido comprobar la gran cantidad de información que podemos llegar a compartir y el beneficio que puede causar a muchas personas que están en búsqueda de empleo.

Pero quizás la acción que he llevado a cabo, que más me ha aportado y que me ha servido para mejorar mi capacitación, tener mayor visibilidad en la red, conocer a muchos y muy buenos profesionales del ámbito de la orientación, los recursos humanos y la gestión del talento, y sobre todo, poder participar en un proyecto tan solidario y altruista como es “No quiero ser portada de los Lunes al Sol”, ha sido la creación de este blog. Un día leí que “si no quieres ser invisible en las redes, tienes que tener un blog”. Y eso hice. Tras darle unas vueltas al asunto, decidí crear mi propio blog y publicar artículos con temas que me resultaran interesantes y que pudieran ayudar a los lectores del mismo. Y hoy, con 2 meses y 3 semanas de vida, considero que es una de las mejores iniciativas que he emprendido en estos 3 meses de desempleo, por todo lo que he mencionado anteriormente que me ha aportado.

Ocupar el día en buscar ofertas de empleo, tanto en el 1.0 como en el 2.0, ser visible en las redes sociales, formarte y estar actualizado en tu propio campo profesional, crear contenidos para el blog, y colaborar con #NoQuieroSerPortadaLS, hace que al día le falten horas, sobre todo si tienes que dedicarle tiempo también a tu vida personal y a tus responsabilidades familiares. Para que después venga algún “iluminado” a decir que los desempleados están “parados” esperando a verlas venir……

estamos-trabajandoY alguno se preguntará ¿y todo esto que cuenta, para qué? Pues muy sencillo. Como dije al principio, todo cambio tiene que generar un movimiento. Ese movimiento nos llevará al sitio que deseamos, pero durante el camino nunca debemos dejar de estar activos ni de poner en marcha nuevas iniciativas. Si estamos en movimiento, siempre llegaremos a nuestro destino. Y yo he llegado al mío, por ahora. No sé si será un destino provisional o definitivo, el tiempo lo dirá. Pero sí sé que es el premio al tesón, la constancia, el esfuerzo, al convencimiento de estar haciendo lo que debía hacer, a pensar siempre en positivo y confiar en las propias posibilidades. Nunca cejes en tu empeño por llegar a tu meta, nunca des un paso atrás, permanece siempre caminando firme hacia delante.

Todo trabajo bien hecho tiene siempre su recompensa. Yo vuelvo a trabajar el 1 de agosto, y todas las personas desempleadas que luchan cada día por volver a ocupar su “sitio” conseguirán su objetivo. Necesitaba escribir este post, porque nunca hay mejor ejemplo para describir lo que uno “pregona”, ese SÍ SE PUEDE que me ha acompañado durante estos 3 meses, que contar mi experiencia hasta que lo he conseguido, hasta que he podido gritar eso, que ¡¡¡SÍ SE PUEDE!!!

Para concluir, quiero hacer una mención especial a los grandes profesionales que he tenido la oportunidad de conocer, y con los que espero poder seguir compartiendo experiencias y conocimientos, porque, sin que ellos lo supieran, me estaban reforzando cada día y convenciéndome de que estaba siguiendo el camino adecuado.

Y otra mención muy especial va destinada a mis compañeros de #NoQuieroSerPortadaLS, Ana Carmen Moruga, Emma Gómez, Sara Azogue y Julio Amigo, por darme la oportunidad de participar en un proyecto tan loable como este, con el que seguiré colaborando en la medida de lo posible, y por, también sin que ellos lo supieran, reforzarme personal y profesionalmente en cada momento, conviertiéndose en una parte importante de que hoy pueda estar compartiendo con todos mi nuevo empleo.

¡¡¡Suerte a tod@s!!! y hasta el próximo post.

Anuncios

La soledad del desempleado

La soledad se caracteriza por aislamiento, una falta de contacto con el entorno, con las personas que nos rodean. Las causas que la provocan pueden ser diversas, desde llegar a ella por la propia elección de la persona, hasta padecerla por una situación social determinada. Su “padecimiento” puede tener una duración corta, beneficiosa para poder llevar a cabo una actividad concreta en mejores condiciones, o puede alargarse en el tiempo, llegando incluso a darse la posibilidad de sufrir un “desaprendizaje” en el establecimiento de relaciones sociales.

Este “síntoma” llegan a padecerlo muchas personas que pasan por una situación de desempleo. Está claro que cada persona vive, siente y padece las situaciones de su vida de una manera concreta e individualizada. Y su respuesta será en función de esto, de su vivencia, de su sentir frente a las situaciones adversas que sufra.

soledad-Edwin Yanes

Foto: Edwin Yanes

El desempleo puede ser una situación pasajera, de la que la persona sea consciente que saldrá en poco tiempo, o puede entenderse como algo que tendrá una larga duración y que no sabremos cuando se acabará. Esto puede verse minimizado o acrecentado según la influencia que otros factores puedan tener sobre la persona: edad, situación económica, nivel formativo, situación familiar, características de personalidad, capacidad de resolución de problemas, etc.

Otro factor clave será la incertidumbre que cada persona tenga sobre el tiempo que tardará en estabilizar su situación. La incertidumbre puede llegar a bloquear la acción de la persona para buscar una solución. Es importante llegar a manejarla, ya que entenderla como algo importante, pero controlable, puede facilitar mucho que se llegue a tener un concepto positivo de la misma.

En estos momentos, no es difícil entender la situación de desempleo como algo sobrevenido, causado por “no se sabe qué”, y que escapa por completo al control de la persona. De hecho, igual que han sido factores externos los que han causado dicha situación, se pretende que sean también factores externos los que la resuelvan, debido a la sensación de incapacidad que se tiene para que la persona pueda resolver su problema por sus propios medios.

Entre la situación de desempleo, la incertidumbre que genera, la desconfianza en poder solucionar por sí mismo la situación, y considerar que la solución está en manos de “otros”, que difícilmente llegarán a ofrecérsela, la persona puede llegar a padecer una sensación de soledad y abandono, que se irá haciendo mayor conforme vaya pasando el tiempo.

Observar como cada día que pasa se ignora su CV, no se valoran ni su capacidad ni su talento, cómo recibe buenas caras y silencios por respuesta, cómo sólo es importante para el servicio público de empleo el día de renovación de su tarjeta, cómo su red de contactos se vuelve insignificante, cómo su situación le ahoga y nadie hace nada por ayudarlo….., todo esto va mermando la motivación, autoestima y autoconfianza de la persona desempleada para volver de nuevo al mercado laboral, logrando paralizar toda iniciativa que pudiera tomar o tomando decisiones erróneas en su búsqueda de empleo.

SolidaridadLlegado a este punto, la persona que siente esta situación de desamparo y abandono debe dar un giro de 180º en su modo de verlo todo, e intentar salir de dicha situación, de lo contrario lo único que conseguirá será eternizarla. Para ello debe cambiar el modo en que siente su situación. Debe reformularla, valorar en mayor medida sus puntos positivos, analizar la situación y extraer de ella los aspectos más importantes, quitándole relevancia a los factores que pudieran afectarle negativamente.

Sería interesante solicitar ayuda a profesionales que pudieran apoyarle y aportarle técnicas para que le resulte más eficaz la reformulación de la situación y de los aspectos psicológicos asociados a la misma. También sería importante reformular el plan de búsqueda de empleo establecido, si es que lo hubiera, o diseñar un nuevo plan de búsqueda en base a las aspectos que se quieran trabajar.

El objetivo que se debe perseguir con todas las acciones que se lleven a cabo deberá ser que la persona desempleada vuelva a sentir que no se encuentra sóla en su situación de desempleo. Es importante compartir su propia sensación con otras personas que se encuentren en la misma situación, pero que la sientan de un modo diferente, con mayor optimismo y con expectativas reales de inserción laboral. Debe reformularse su red de contactos, de modo que se sienta “acogido” por ella y perciba que él es una pieza importante en la misma.

Muchas veces, cuando nos enfrentamos a situaciones difíciles, tenemos la sensación de que será tremendamente complicado salir de ellas solos. Por eso es muy importante “pedir ayuda”, personal o profesional. En momentos así, el apoyo y la solidaridad de otras personas adquiere gran importancia, e incluso pueden ser imprescindibles para encontrar la solución.

Nuevo Proyecto, porque yo No Quiero ser Portada de los Lunes al Sol

En esta vida, cuando iniciamos algún proyecto o nos planteamos tomar un camino determinado, siempre sabremos cómo lo vamos a empezar, pero difícilmente llegaremos a saber cómo evolucionará y cómo lo terminaremos. Por avatares del destino, hace algo más de un mes hubo que pasar una página, la que terminaba un capítulo, que dejó paso a otra página, en blanco inicialmente, y a la que hubo que ir dando contenido. Ese contenido no fue otro que el que narré en el post inicial de este blog.

Pues bien, el camino que inicié el pasado 23 de abril, que tuvo su primer impulso el 7 de mayo con el 1º post de este blog, me ha hecho caminar de manera firme y segura, convencido de que estaba siguiento la ruta adecuada. Y es entonces, cuando en una parada del camino, tengo conocimiento de un proyecto que están llevando a cabo un grupo de personas desempleadas (como yo) que no quieren sentirse como tales, sino que se sienten activos, dinámicos, motivados y con un gran talento que volver a demostrar. Y lo mejor de todo, que quieren transmitir todo esto al resto de personas desempleadas que quieran reivindicar el sitio que han perdido en el mercado laboral, a través de iniciativas tales como dar visibilidad a estas personas capaces, promocionándolas a través de su web y de las iniciativas que están llevando a cabo actualmente, y de las que quedan por llegar.

noquieroserselloNo quiero ser Portada de los Lunes al Sol“, por diferentes motivos, publicó un post (Buscamos colaboradores para #noquieroserportadaLS), en el que solicitaba nuevos colaboradores para llevar el proyecto adelante. Tras conocer dicho proyecto, les mostré mi disponibilidad para colaborar con ellos.  Poco tiempo después me confirmaron como nuevo colaborador del equipo.

Así que el próximo lunes 3 de junio inicio mi andadura en este bonito proyecto, cuya filosofía es la misma que originó la creación de este blog, servir de ayuda a personas desempleadas para que se sientan activas, motivadas y positivas, porque No Queremos Ser Portada De Los Lunes Al Sol.

Comparto con vosotros la bienvenida que he recibido de mis nuevos compañeros en forma de post (Damos la bienvenida al Proyecto a Miguel Ángel Alonso).

Además del blog (http://noquieroserpls.blogspot.com.es), podeis seguir toda la información que genera y comparte esta iniciativa, a través de las siguientes Redes Sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/NoQueremosSerPortadaDeLosLunesAlSol

Twitter: https://twitter.com/noquieroserPLS

Linkedin: Grupo ¿Buscas Talento?

Seguimos avanzando!!!

Estoy desempleado ¿Qué hago ahora?

El mayor problema que tiene este país, como todos sabemos, es la creciente tasa de desempleo que estamos sufriendo. Cada día, decenas de personas pierden su empleo. Y por un motivo o por otro, el pensamiento que con más fuerza les ronda por su cabeza es las dificultades que tendrán a partir de ese momento para volver a trabajar.

Perder el empleo en estos momentos supone tener mayores dificultades para encontrar de nuevo una ocupación. Mayores dificultades si comparamos la situación actual con la que vivíamos antes del inicio de esta “crisis” económica.

Ese momento crítico que vive toda persona al perder su trabajo, se acompaña de desmotivación, escasas expectativas de futuro, desorientación, pérdida de auto confianza, y si le añadimos en hándicap de ser mayor de 45 años, nos encontramos con una persona con dificultades para decidir qué camino tomar y qué acciones iniciar para que su tránsito por el desempleo sea lo más breve posible. A todo esto hay que unir los cambios que está sufriendo el mercado laboral en su adaptación a la era digital y al 2.0, modificando los procedimientos de reclutamiento y selección de personal, a los que son ajenas muchas de las personas desempleadas.

Lo primero que debe hacerse es un análisis personal y de la situación. Este análisis debe englobar, al menos, los siguientes aspectos:

– Auto análisis: determinar las propias habilidades y capacidades, tanto personales como profesionales, trayectoria profesional, conocimientos, déficit formativo, disponibilidad, expectativas, etc.

– Análisis del entorno: observar el entorno laboral, tanto el próximo como el más distante a su perfil profesional, detectar empleos emergentes, red de contactos, etc.

 La finalidad principal del auto análisis es determinar el objetivo que se quiere conseguir, más allá del objetivo principal, que es el de retornar al mercado laboral. Ese objetivo se deberá establecer tras el análisis anterior, contestando, entre otras, a las siguientes preguntas:

– ¿qué sé hacer?

– ¿qué debería mejorar? ¿necesito recibir formación?

– ¿es posible seguir trabajando en el mismo ámbito?

– ¿qué perfiles profesionales tienen mayor demanda?

– ¿debo plantearme reorientar mi trayectoria profesional?

– ¿debo plantearme tener movilidad geográfica?….

Este auto análisis para establecer el objetivo laboral es tan importante, como difícil de hacer de manera adecuada. Para ello, existen en todo el territorio nacional servicios de orientación profesional, en los que una de sus principales tareas es apoyar a las personas en búsqueda de empleo en este aspecto fundamental.

A partir de ahí, una vez establecido el objetivo concreto que queremos lograr, debe ponerse en marcha la “maquinaria”, y es cuando realmente empieza el trabajo de campo, duro y exigente: la búsqueda de empleo.

Para esta búsqueda de empleo tendremos que llevar a cabo otra serie de acciones:

– Elaborar currículum

– Mejorar habilidades para la búsqueda

– Detectar los recursos de empleos disponibles (tanto físicos como digitales)

– Establecer red de contactos

– Etc…

Estos aspectos los analizaremos en los siguientes posts.