EnREDados en la búsqueda de empleo

Las palabras RED y EMPLEO se unen inexorablemente cuando de buscar trabajo se trata. Ese entramado que toda red establece, será fundamental cuando estemos en situación de búsqueda de empleo. Tres acepciones o tratamientos diferentes de la misma palabra, pero que deberán ir unidos si quiere obtenerse el éxito en la búsqueda.

Los 3 tipos diferentes de redes a los que hago referencia son:

– La red de redes: Internet.

– La Red de Contactos.

– Las Redes Sociales.

El establecimiento del uso universal de Internet ha provocado una revolución en el empleo y en los métodos, herramientas y procedimientos para conseguirlo. El hecho de que toda la información fluya por la red, tiene como consecuencia que desde hace algunos años la Red se haya convertido, de alguna manera, en la principal oficina de empleo, el principal orientador y el principal soporte para construir nuestra propia red de contactos.

redA través de Internet podemos realizar búsquedas de ofertas de empleo, contactar con empresas privadas, agencias de colocación y ETT’s, inscribirnos en bolsas de empleo, establecer contactos profesionales, elaborar el CV y tenerlo disponible continuamente para poder enviarlo en cualquier momento y desde cualquier lugar y dispositivo, mejorar nuestro nivel formativo (e-learning, MOOC, etc.), leer artículos e información sobre empleo y RRHH de manera actualizada, solicitar y recibir asesoramiento y orientación, es usada por los reclutadores para captar y obtener información personal sobre sus posibles candidatos…

Está claro que la implantación de Internet como un sistema de comunicación más en nuestra sociedad, rápido, ágil y eficaz, ha provocado que su uso sea imprescindible en todos los procesos que se lleven a cabo dentro del ámbito del empleo. Si queremos que nuestra búsqueda de empleo sea efectiva, deberemos manejar todas las herramientas, recursos y procedimientos que Internet pone a nuestro alcance.

La Red de Contactos siempre ha existido, y a nivel laboral ha tenido gran eficacia en los procesos de búsqueda de empleo. La red de contactos puede generarse de manera natural o espontánea, o de manera intencionada. La red de contactos natural se crea sin que el interesado la construya de manera intencionada, es decir, está compuesta por las personas de su entorno más inmediato: padres, hermanos, familiares, amigos, compañeros y ex­-compañeros de trabajo, etc… La red de contactos intencionada se va construyendo por la propia voluntad del interesado, formada por contactos que le pueden aportar beneficios profesionales: personas de su mismo sector profesional, contactos de contactos de su red natural, personas influyentes en su ámbito laboral, etc…

red-de-contactosLa red de contactos nunca deja de crecer ni modificarse, puesto que continuamente se irán añadiendo nuevos componentes. Lo importante de una red de contactos es tenerla bien estructurada y organizada, definirle claramente nuestra situación y nuestros intereses y expectativas, y usarla de manera adecuada, sabiendo qué componentes y cuando se deben “tocar” en cada momento, y cómo hacer el seguimiento de los contactos.

La situación actual también hace mella en la eficiencia (que no en la eficacia) de la red de contactos, debido a las dificultades laborales que soportamos, lo que supone una disminución en las posibilidades de obtener empleo mediante nuestra red de contactos.

La última red que reseñamos serán las Redes Sociales. Surge como una variante de la Red de Contactos, pero que aporta un mayor grado de posibilidades de uso y de alternativas en beneficio de la consecución del objetivo propuesto de conseguir empleo. Inicialmente, las redes sociales tenían un uso más social y orientado al ocio. En su evolución, se observa que pueden ser una potente herramienta para establecer relaciones que tiendan al beneficio profesional, y es cuando se les empieza a dar un uso más profesional, e incluso comienzan a surgir redes específicas para establecer contactos profesionales (Linkedin, Xing, etc…).

redes socialesLas redes sociales, laboralmente hablando, suponen la posibilidad de contactar con personas o empresas del sector profesional que nos interesa, “conversar” con ellos, compartir información, recursos y opiniones, proponer nuestros propios debates e intereses, crear nuestra propia “imagen” o “marca personal”, ser “seguido” por reclutadores laborales, etc…

Las redes sociales han llegado a un grado de importancia tal, que suele decirse que “si no estás en las redes sociales, no existes”. Del mismo modo que debemos mantener activa la red de contactos durante nuestros procesos de búsqueda de empleo, las redes sociales también se deben mantener igualmente activas, a través de hacernos visibles en ellas, mediante nuestra participación de diferentes formas: aportando comentarios, debates, compartiendo información y opiniones, enlaces, vídeos, creando contenidos propios, participando en grupos, etc…

Debemos tener claro que en estos tiempos que corren, la existencia de las redes supone un valor añadido en nuestros procesos y posibilidades en la búsqueda de empleo. Ante la dificultad de conseguir un empleo a través del establecimiento de procesos de búsqueda individuales, poder participar de redes donde, además de ser uno más, puedes obtener múltiples beneficios derivados del trabajo colaborativo y solidario de las personas que componen dichas redes y de los grupos formados al efecto, puede suponer una gran ventaja.

A modo de conclusión, decir que debemos aprovechar todas las herramientas que han puesto a nuestro alcance, darles un uso adecuado y provechoso, marcarnos una estrategia que nos guíe en su uso y hacernos visibles a través de todas estas herramientas. Y fundamentalmente, mantenernos activos en todas ellas. De ello puede depender en gran medida que consigamos el objetivo marcado.

“Nunca dejes de intentarlo, por más reveses que recibas. Para triunfar hay que conocer el fracaso”

Anuncios

Cómo buscar empleo actívamente y no morir en el intento

¿Qué es la búsqueda de empleo? ¿En qué consiste? ¿Cómo se hace? ¿Cuándo y por dónde empiezo? ¿Cuánto tiempo dura? ¿Quién me puede ayudar?…..

Estas son algunas de las preguntas que se hacen las personas desempleadas nada más llegar a esta situación. ¿Respuestas? Todas las que queramos. Cada persona se responderá a estas preguntas de manera muy diferente a como lo hagan el resto. Esto dependerá de diversos factores: objetivos planteados, edad, entorno, habilidades, contactos, herramientas disponibles, apoyos, etc…

Pero a pesar de estas divergencias en las respuestas, sólo hay una cosa importante: realizarla de forma ACTIVA. Esto no quiere decir que ser activo sea sólo recorrerse todos los polígonos industriales de mi ciudad, o sólo abrir Infojobs por las mañanas para “ver si hay algo para mí”, o sólo decirles a mis amigos que estoy buscando trabajo. Ser activo en la búsqueda de empleo consiste en “realizar TODO tipo de acciones encaminadas a la consecución de un empleo”.

Hay que tener en cuenta que el número de desempleados ha aumentado en más de 3 millones de personas en los últimos años. Este dato, en búsqueda de empleo, hay que traducirlo en: mayor competencia, mayor especialización y mayores dificultades para acceder a un nuevo empleo. Por ello, la búsqueda debe ser más activa, intensa y diversificada que nunca. En estos momentos, todo será mucho más complicado para aquellas personas que no se vuelquen al 100% en su propia búsqueda de empleo.

Siempre he pensado y aconsejado que la búsqueda de trabajo tenemos que entenderla como “un trabajo en sí”, marcando objetivos, rutinas, estableciendo una planificación adecuada, etc… Y es en la situación actual que vivimos cuando este mensaje debe tener mayor arraigo.

Un primer análisis de cómo debe iniciarse la búsqueda de empleo lo mostré en el artículo “Estoy desempleado ¿qué hago ahora?” Es el momento en el que hay que auto conocerse, analizar el entorno, establecer nuestros propios objetivos laborales, personales, formativos, etc. Si se tuviera alguna dificultad en estos pasos iniciales, básicos para una búsqueda adecuada y adaptada a cada persona, sería recomendable solicitar la ayuda en algún servicio de orientación laboral.

Una vez determinados los aspectos anteriores, es cuando empieza el trabajo de campo puro y duro. A continuación enumeraré las acciones que deberían tenerse en cuenta para llevar a cabo una búsqueda de empleo de manera activa. ¡Ah! es importante usar una agenda, donde iremos anotando todos los pasos y acciones que vayamos dando en cada momento.

CV♦ Elaborar el currículum: es fundamental diseñar un currículum adecuado a nuestro perfil e intereses profesionales. Actualmente hay diversos formatos y soportes para su elaboración (tradicional en papel, CV online, video CV).

♦ Desarrollo de habilidades para la búsqueda de empleo: mejorar aquellas habilidades deficitarias que hemos detectado durante nuestro auto conocimiento (asertividad, escucha activa, empatía, etc.). Estos aspectos se pueden trabajar en talleres grupales desarrollados al efecto por los servicios de orientación, o bien de manera individualizada.

♦ Inscripción en el Servicio de Empleo Público correspondiente, actualizando todos los datos profesionales, formativos, y de intereses y expectativas. Realmente no hay mucha confianza en estos Servicios, y puede que no sean la solución a nuestro desempleo, pero como un recurso más que es, debe tenerse en cuenta.

♦ Inscripción en bases de datos de Empresas de Trabajo Temporal, Empresas de Selección de Personal y Agencias de Colocación.

♦ Inscripción en portales de empleo de Internet, donde, además de incluir los datos necesarios en su base de datos, se deberá realizar una búsqueda de ofertas de empleo utilizando los filtros establecidos para ello, en función del perfil profesional e intereses que tengamos.

Metabuscadores: del mismo modo que se hace la búsqueda de ofertas en los portales de empleo, se puede hacer también a través de los Metabuscadores (buscadores cuyo funcionamiento es similar a Google, Yahoo, etc…, pero exclusivamente para ofertas de empleo en la red). Aquí se puede obtener más información sobre Metabuscadores.

♦ Autocandidatura: consiste en contactar con las empresas de nuestro entorno, en función de nuestro perfil profesional, y en ausencia de oferta de empleo, ofrecer la candidatura para futuros procesos de selección.

♦ Empleo público: desgraciadamente, en la situación actual, la oferta de empleo público se ha reducido bastante. Para obtener información sobre oposiciones a la Administración, se puede consultar www.buscaoposiciones.com, o los diferentes Boletines Oficiales (Estado, Comunidades Autónomas, Provinciales, Diputaciones). Existen también convocatorias para personal laboral, igualmente publicados en los diferentes boletines.

♦ Red de contactos: esta “herramienta” es una de las que tradicionalmente se ha utilizado en la búsqueda de empleo, y actualmente sigue siendo una de las vías más importantes para encontrar trabajo. A la red de contactos “real” hay que sumarle la red de contactos “virtual” o digital, formada por todos aquellos contactos establecidos a través de nuestra participación en Redes Sociales (Twitter, Linkedin, Facebook, etc.).

♦ Visibilidades la red o 2.0: cada día está adquiriendo mayor importancia, y es una forma de hacernos ver en las Redes Sociales, las cuales están siendo cada vez más tenidas en cuenta por los reclutadores. Este tema fue tratado en “Visibilidad 2.0 y aptitud: claves de la empleabilidad en la era digital”.

♦ Formación: es posible que en nuestro análisis inicial, previo a la búsqueda activa de empleo, hayamos detectado alguna necesidad formativa. Durante la búsqueda puede ser el momento de cubrir dicha necesidad a través de acciones formativas adecuadas. Estas pueden ser presenciales o a través de las diferentes plataformas de e-learning, de fuerte implantación en los últimos años.

Buscar empleo♦ Asistencia a eventos de empleo o de empresas del sector de nuestro interés: es otra forma de hacerse visible, participando y estableciendo contactos en este tipo de eventos. Fomenta el Networking, que está adquiriendo cada vez más importancia para establecer relaciones profesionales.

♦ Autoempleo: surge como una alternativa más en la búsqueda activa de empleo. Hoy en día, ante las dificultades que se encuentran para emplearse por cuenta ajena, hay una “corriente” pro-emprendimiento, como opción para emplearse. Está claro que tiene connotaciones diferentes a la búsqueda de empleo ordinaria, pero es una opción a tener en cuenta si se dan las condiciones adecuadas.

Como dije al comienzo de este artículo, la búsqueda de empleo tiene carácter individual, cada persona decide realizarla de la forma que cree más conveniente. He intentado aportar los aspectos más importantes que debe tener una búsqueda de empleo para que se pueda considerar suficientemente activa.

Y ahora  ¡¡¡ a trabajar !!!

Profesiones Emergentes vs Profesiones Decadentes

En un pasado no muy lejano, cuando alguien se dedicaba a una profesión determinada, tenía muchas posibilidades de que esa fuera su ocupación durante toda su vida profesional (menor número de profesiones, mayor estabilidad laboral, menor ayuda tecnológica, evolución tecnológica y de los procesos de trabajo más lenta, predominio de ocupaciones en el sector primario, etc…).

Pero desde hace unos años, el panorama empieza a describirse de forma totalmente opuesta. La aceleración en los avances tecnológicos, la evolución de los procesos de comunicación, la implantación de internet como fuente imprescindible, etc…, han provocado que empresas, ocupaciones y trabajadores tengan que evolucionar al mismo ritmo para ser competitivos y no quedarse fuera del mercado, lo que ha provocado que determinadas profesiones empiecen a tener fecha de caducidad y los trabajadores dedicados a las mismas tengan que adaptarse o “reinventarse”.

Hace 15 años se hablaba de los nuevos yacimientos de empleo para determinar qué sectores estaban empezando a tener mayor auge, y en los que habría más posibilidades de emplearse, aunque no se definían formalmente aquellas profesiones decadentes que tendían a desaparecer.

Actualmente se establecen como profesiones emergentes aquellas que en poco tiempo han alcanzado una cuota importante del mercado laboral y su tendencia en los próximos años seguirá siendo creciente. De igual modo, también se están haciendo estudios acerca de aquellas profesiones que empiezan a tener una progresión inversa, es decir, que su tendencia es a desaparecer.

Es interesante analizar estos datos porque de ello dependerán las opciones que tengamos en los próximos años de encontrar y mantener un nuevo empleo. En algunos casos, los interesados deberán mejorar y perfeccionar sus conocimientos dentro del sector al que pertenecen, con el fin de adaptarse a las necesidades que vienen. Pero en otros casos, es posible que haya que plantearse  un reciclaje completo, por el riesgo de la desaparición futura de la profesión ocupada.

No voy a extenderme mucho en relacionar las profesiones emergentes y decadentes en los años venideros, porque sobre este tema hay ya mucho escrito, pero sí referiré los sectores y ocupaciones que considero pueden tener mayor éxito en los próximos años, y las que, posiblemente, sean minoritarias o desaparezcan en pocos años.

Profesiones Emergentes.

programador

– Programadores de aplicaciones para móvil y otros profesionales del sector móvil.

– Programadores en HTML5.

– Desarrollador de animaciones en 3D y videojuegos.

– Experto en SEO (posicionamiento de contenidos web) y SEM (marketing de páginas web).

– Responsable de e-commerce (ventas online en empresas)

– Experto en Networking (genera redes de contactos profesionales, vía internet)

– Experto en marketing online

– Analista de datos

– Community manager (gestión de la comunidad virtual de una empresa en redes sociales)

– Profesionales de atención a la 3ª edad

– Ingeniero de vehículos alternativos (fomenta la sostenibilidad del medio ambiente)

– Expertos en e-learning

– Ingeniero especializado en energía

– Comercial especialista en eficiencia energética

Como se puede observar, la mayoría de estas profesiones emergentes utilizan como soporte internet, convirtiéndose en una herramienta imprescindible para los trabajadores futuros.

Profesiones en decadencia.

imprenta – Oficios de la industria de artes gráficas: operarios de imprenta y pre-impresión, maquetadores, técnicos editoriales… Los diseñadores gráficos se verán afectados en menor medida.

 – Taquilleros

 – Pastores

– Técnicos informáticos y de telecomunicaciones desfasados: operadores de mainframe y centros de datos, programadores de Cobol, procesador de semiconductores, técnico de centralitas telefónicas.

– Patronistas (excepto en industria cultural: cine, teatro y televisión)

– Técnicos de correos: la evolución de los envíos postales hará que determinados puestos de los servicios de correos se vean modificados y ajustados en número (ej. Preparación de correos entrantes y salientes)

– Delineantes: su trabajo lo han asumido arquitectos, ingenieros y los programas de diseño informático.

– Conserjes y ordenanzas

– Muchos oficios permanecerán como actividad residual, por cuestiones nostálgicas o vinculadas al turismo (afiladores, curtidores, herreros, oficios artesanales, y todo tipo de actividades manuales que puedan ser susceptibles de ser sustituídas por máquinas u ordenadores).

Por suerte o por desgracia, la evolución del mercado de trabajo sucede de forma pararela a la evolución socio-económica y tecnológica, por lo que, si no nos subimos al tren de dicha evolución nos quedaremos eternamente esperando en el andén a que pase ese tren adaptado a nosotros, pero fuera de la realidad general.