¿Estudios universitarios, FP…. o me quedo sin estudiar?

Si partimos de la premisa de que “todas las personas somos diferentes entre sí”, concluiremos que todas las personas no pueden ser universitarias, ni todas podrán ser especialistas en producción audiovisual, ni técnicos en cocina y hostelería. Cada persona tiene unas capacidades y unas habilidades que serán las que determinen el nivel y el tipo de estudios más adecuados para ella.

tipoensenanza

Pero este enfoque, que ahora parece que casi todo el mundo tiene claro, no ha sido siempre así. Hace años, sólo llegaban a la universidad las personas que podían costeárselo económicamente, bien por pertenecer a una familia pudiente, o bien por sacrificarse de manera extrema para poder sufragar sus estudios trabajando.

A partir de la Ley General de Educación, de 1970, se empiezan a universalizar los estudios universitarios y aumenta el número de estudiantes que acceden a dichos estudios. Para ello, obviamente, había que realizar previamente los estudios de BUP y COU, estando la Formación Profesional (FP) en un segundo plano, siendo esta destino preferente para aquellos alumnos que habían pasado renqueando por la Educación General Básica (EGB) o incluso la habían terminado sin obtener el título. En los primeros años de implantación de la ley de 1970 se había establecido un “itinerario formativo estándar”, seguido por la mayoría de estudiantes que era: EGB-BUP-COU-Universidad. Este itinerario se institucionalizó, por decirlo de alguna manera, pienso que, entre otras cosas, por la cultural social que se imponía de que “los hijos de los obreros también podían ser universitarios”, y por la falta de orientación vocacional en los centros educativos.

formacion_profesional

Es a partir de la implantación de la LOGSE, en 1990, cuando la FP adquiere mayor importancia en nuestro sistema educativo. Se amplía el catálogo de titulaciones, con lo que la oferta formativa se diversifica e incrementa. Al mismo tiempo surge la figura del orientador escolar como el profesional que, analizando determinados aspectos del alumno, aconsejará la mejor alternativa formativa a seguir. De alguna manera, y aunque parezca incoherente, se empieza a “profesionalizar” la FP, lo cuál ayuda a que adquiera mayor importancia académica.

Progresivamente, empezó a aumentar el número de alumnos de FP a partir de la LOGSE, pero el cambio radical surge a partir la implantación de la LOE (2006) y del inicio de la crisis económica (o desaceleración económica, como dijo aquel…) en la que todavía estamos inmersos, fundamentalmente por las siguientes causas:

♦ Aumento del desempleo: Al comienzo de dicha crisis, sobre todo cuando nadie sospechaba que iba a tardar tanto en superarse, muchas personas desempleadas optaron por ocupar su tiempo de desempleo en obtener un título de FP.

♦ Orientación vocacional: El hecho de tener en el centro educativo un profesional que tiene entre sus funciones explicar a los alumnos las posibles alternativas que tienen, una vez que finalicen sus estudios, o trabajar individualmente con aquellos alumnos con mayor dificultad o que tengan mayores dudas sobre el itinerario formativo más adecuado que deben seguir, hace que la opción de continuar estudios de FP adquiera mayor importancia.

♦ Titulación obligatoria: Otras personas, profesionales de determinados ámbitos, pero sin titulación, se vieron sorprendidos por un cambio en la normativa para el desarrollo de su trabajo, la cuál les obligaba a poseer la titulación académica oficial para seguir ejerciendo su profesión (conductores de ambulancia, personal de ayuda a domicilio, educadores infantiles, etc…). Pero eso sí, contando con varios años para obtenerla.

♦ Fracaso escolar: El aumento del fracaso escolar en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y el consiguiente abandono, provocan que muchos estudiantes, previa superación de una prueba de acceso (al no tener el título de ESO), puedan acceder a los estudios de FP de Grado Medio.

♦ Desempleo universitario: Muchos estudiantes o titulados universitarios, al ver las dificultades que tienen para acceder al mercado laboral, se plantean iniciar estudios de FP, fundamentalmente de Grado Superior, bien como complemento a su formación universitaria, bien para reorientar su itinerario formativo.FP en LOE 600

Foto: cepgranada.org

El problema adquiere mayor importancia cuando el gran aumento de la demanda para estudiar FP se enfrenta a una situación de paralización económica, donde se mide minuciosamente el gasto público, o de recortes presupuestarios para educación, como ha sucedido en este último año. Es decir, se multiplica el número de potenciales alumnos de FP (y futuros profesionales cualificados) al mismo tiempo que se reducen plazas ofertadas e incluso se eliminan ciclos formativos en determinados centros.

Si a esto le unimos el aumento de las tasas universitarias en los últimos años y la modificación de los requisitos para acceder a las becas de estudio, endureciendo las posibilidades para obtenerlas, estaremos, posiblemente, contribuyendo a que aumente a mayor velocidad la demanda de plazas para estudiar FP. Todo esto derivará en lo que viene sucediendo ya desde hace algunos años:

♦ Establecimiento de elevadas notas de acceso o notas de corte para acceder a ciclos formativos de FP, a imagen y semejanza de lo que ocurre para acceder a estudios universitarios, sólo que, al ofertarse pocas plazas por titulación y centro educativo, estudiarán solamente los que tengan notas muy altas.

♦ Cada año hay titulaciones y centros educativos (cada vez menos) que finalizan el periodo de matriculaciones con algunas plazas libres, las cuales son susceptibles de ser cubiertas fuera de plazo. Mi experiencia en Sevilla es dantesca, con personas haciendo cola en la calle durante la noche, en la puerta de la Delegación Provincial, para que al abrir las puertas puedan ser los primeros adjudicatarios de dichas plazas libres.

Univ Bolonia

Foto: 060.es

Si a la universidad y carrera de opción preferente solo podrán acceder las personas que tengan mejores notas y se lo puedan costear económicamente o cumplan todos los requisitos para obtener beca, y en FP sólo podrán matricularse en la primera opción elegida los que, igualmente, tengan las mejores notas de acceso, ¿no estaremos ante un nuevo y vertiginoso aumento de la mal llamada Generación Ni-Ni?

Anuncios

Cómo buscar empleo actívamente y no morir en el intento

¿Qué es la búsqueda de empleo? ¿En qué consiste? ¿Cómo se hace? ¿Cuándo y por dónde empiezo? ¿Cuánto tiempo dura? ¿Quién me puede ayudar?…..

Estas son algunas de las preguntas que se hacen las personas desempleadas nada más llegar a esta situación. ¿Respuestas? Todas las que queramos. Cada persona se responderá a estas preguntas de manera muy diferente a como lo hagan el resto. Esto dependerá de diversos factores: objetivos planteados, edad, entorno, habilidades, contactos, herramientas disponibles, apoyos, etc…

Pero a pesar de estas divergencias en las respuestas, sólo hay una cosa importante: realizarla de forma ACTIVA. Esto no quiere decir que ser activo sea sólo recorrerse todos los polígonos industriales de mi ciudad, o sólo abrir Infojobs por las mañanas para “ver si hay algo para mí”, o sólo decirles a mis amigos que estoy buscando trabajo. Ser activo en la búsqueda de empleo consiste en “realizar TODO tipo de acciones encaminadas a la consecución de un empleo”.

Hay que tener en cuenta que el número de desempleados ha aumentado en más de 3 millones de personas en los últimos años. Este dato, en búsqueda de empleo, hay que traducirlo en: mayor competencia, mayor especialización y mayores dificultades para acceder a un nuevo empleo. Por ello, la búsqueda debe ser más activa, intensa y diversificada que nunca. En estos momentos, todo será mucho más complicado para aquellas personas que no se vuelquen al 100% en su propia búsqueda de empleo.

Siempre he pensado y aconsejado que la búsqueda de trabajo tenemos que entenderla como “un trabajo en sí”, marcando objetivos, rutinas, estableciendo una planificación adecuada, etc… Y es en la situación actual que vivimos cuando este mensaje debe tener mayor arraigo.

Un primer análisis de cómo debe iniciarse la búsqueda de empleo lo mostré en el artículo “Estoy desempleado ¿qué hago ahora?” Es el momento en el que hay que auto conocerse, analizar el entorno, establecer nuestros propios objetivos laborales, personales, formativos, etc. Si se tuviera alguna dificultad en estos pasos iniciales, básicos para una búsqueda adecuada y adaptada a cada persona, sería recomendable solicitar la ayuda en algún servicio de orientación laboral.

Una vez determinados los aspectos anteriores, es cuando empieza el trabajo de campo puro y duro. A continuación enumeraré las acciones que deberían tenerse en cuenta para llevar a cabo una búsqueda de empleo de manera activa. ¡Ah! es importante usar una agenda, donde iremos anotando todos los pasos y acciones que vayamos dando en cada momento.

CV♦ Elaborar el currículum: es fundamental diseñar un currículum adecuado a nuestro perfil e intereses profesionales. Actualmente hay diversos formatos y soportes para su elaboración (tradicional en papel, CV online, video CV).

♦ Desarrollo de habilidades para la búsqueda de empleo: mejorar aquellas habilidades deficitarias que hemos detectado durante nuestro auto conocimiento (asertividad, escucha activa, empatía, etc.). Estos aspectos se pueden trabajar en talleres grupales desarrollados al efecto por los servicios de orientación, o bien de manera individualizada.

♦ Inscripción en el Servicio de Empleo Público correspondiente, actualizando todos los datos profesionales, formativos, y de intereses y expectativas. Realmente no hay mucha confianza en estos Servicios, y puede que no sean la solución a nuestro desempleo, pero como un recurso más que es, debe tenerse en cuenta.

♦ Inscripción en bases de datos de Empresas de Trabajo Temporal, Empresas de Selección de Personal y Agencias de Colocación.

♦ Inscripción en portales de empleo de Internet, donde, además de incluir los datos necesarios en su base de datos, se deberá realizar una búsqueda de ofertas de empleo utilizando los filtros establecidos para ello, en función del perfil profesional e intereses que tengamos.

Metabuscadores: del mismo modo que se hace la búsqueda de ofertas en los portales de empleo, se puede hacer también a través de los Metabuscadores (buscadores cuyo funcionamiento es similar a Google, Yahoo, etc…, pero exclusivamente para ofertas de empleo en la red). Aquí se puede obtener más información sobre Metabuscadores.

♦ Autocandidatura: consiste en contactar con las empresas de nuestro entorno, en función de nuestro perfil profesional, y en ausencia de oferta de empleo, ofrecer la candidatura para futuros procesos de selección.

♦ Empleo público: desgraciadamente, en la situación actual, la oferta de empleo público se ha reducido bastante. Para obtener información sobre oposiciones a la Administración, se puede consultar www.buscaoposiciones.com, o los diferentes Boletines Oficiales (Estado, Comunidades Autónomas, Provinciales, Diputaciones). Existen también convocatorias para personal laboral, igualmente publicados en los diferentes boletines.

♦ Red de contactos: esta “herramienta” es una de las que tradicionalmente se ha utilizado en la búsqueda de empleo, y actualmente sigue siendo una de las vías más importantes para encontrar trabajo. A la red de contactos “real” hay que sumarle la red de contactos “virtual” o digital, formada por todos aquellos contactos establecidos a través de nuestra participación en Redes Sociales (Twitter, Linkedin, Facebook, etc.).

♦ Visibilidades la red o 2.0: cada día está adquiriendo mayor importancia, y es una forma de hacernos ver en las Redes Sociales, las cuales están siendo cada vez más tenidas en cuenta por los reclutadores. Este tema fue tratado en “Visibilidad 2.0 y aptitud: claves de la empleabilidad en la era digital”.

♦ Formación: es posible que en nuestro análisis inicial, previo a la búsqueda activa de empleo, hayamos detectado alguna necesidad formativa. Durante la búsqueda puede ser el momento de cubrir dicha necesidad a través de acciones formativas adecuadas. Estas pueden ser presenciales o a través de las diferentes plataformas de e-learning, de fuerte implantación en los últimos años.

Buscar empleo♦ Asistencia a eventos de empleo o de empresas del sector de nuestro interés: es otra forma de hacerse visible, participando y estableciendo contactos en este tipo de eventos. Fomenta el Networking, que está adquiriendo cada vez más importancia para establecer relaciones profesionales.

♦ Autoempleo: surge como una alternativa más en la búsqueda activa de empleo. Hoy en día, ante las dificultades que se encuentran para emplearse por cuenta ajena, hay una “corriente” pro-emprendimiento, como opción para emplearse. Está claro que tiene connotaciones diferentes a la búsqueda de empleo ordinaria, pero es una opción a tener en cuenta si se dan las condiciones adecuadas.

Como dije al comienzo de este artículo, la búsqueda de empleo tiene carácter individual, cada persona decide realizarla de la forma que cree más conveniente. He intentado aportar los aspectos más importantes que debe tener una búsqueda de empleo para que se pueda considerar suficientemente activa.

Y ahora  ¡¡¡ a trabajar !!!

Fundación Cruzcampo apuesta por jóvenes talentos

La Fundación Cruzcampo apuesta por los jóvenes talentos universitarios. Dirigido a estudiantes universitarios de último curso o recien licenciados de cualquiera de las Universidades Públicas o Privadas y Escuelas de Negocia de Andalucía. El plazo de presentación de solicitudes estará abierto entre los días 30 de abril y 19 de mayo. El objetivo final será la concesión de 3 becas de 6 meses de duración en Heineken España.

Para mayor información y poder formalizar la inscripción, pichar en el siguiente enlace:

http://www.fundacioncruzcampo.com/noticia/fundacion-cruzcampo-apuesta-por-la-formacion-de-jovenes-talentos-en-andalucia.aspx