¿Estudios universitarios, FP…. o me quedo sin estudiar?

Si partimos de la premisa de que “todas las personas somos diferentes entre sí”, concluiremos que todas las personas no pueden ser universitarias, ni todas podrán ser especialistas en producción audiovisual, ni técnicos en cocina y hostelería. Cada persona tiene unas capacidades y unas habilidades que serán las que determinen el nivel y el tipo de estudios más adecuados para ella.

tipoensenanza

Pero este enfoque, que ahora parece que casi todo el mundo tiene claro, no ha sido siempre así. Hace años, sólo llegaban a la universidad las personas que podían costeárselo económicamente, bien por pertenecer a una familia pudiente, o bien por sacrificarse de manera extrema para poder sufragar sus estudios trabajando.

A partir de la Ley General de Educación, de 1970, se empiezan a universalizar los estudios universitarios y aumenta el número de estudiantes que acceden a dichos estudios. Para ello, obviamente, había que realizar previamente los estudios de BUP y COU, estando la Formación Profesional (FP) en un segundo plano, siendo esta destino preferente para aquellos alumnos que habían pasado renqueando por la Educación General Básica (EGB) o incluso la habían terminado sin obtener el título. En los primeros años de implantación de la ley de 1970 se había establecido un “itinerario formativo estándar”, seguido por la mayoría de estudiantes que era: EGB-BUP-COU-Universidad. Este itinerario se institucionalizó, por decirlo de alguna manera, pienso que, entre otras cosas, por la cultural social que se imponía de que “los hijos de los obreros también podían ser universitarios”, y por la falta de orientación vocacional en los centros educativos.

formacion_profesional

Es a partir de la implantación de la LOGSE, en 1990, cuando la FP adquiere mayor importancia en nuestro sistema educativo. Se amplía el catálogo de titulaciones, con lo que la oferta formativa se diversifica e incrementa. Al mismo tiempo surge la figura del orientador escolar como el profesional que, analizando determinados aspectos del alumno, aconsejará la mejor alternativa formativa a seguir. De alguna manera, y aunque parezca incoherente, se empieza a “profesionalizar” la FP, lo cuál ayuda a que adquiera mayor importancia académica.

Progresivamente, empezó a aumentar el número de alumnos de FP a partir de la LOGSE, pero el cambio radical surge a partir la implantación de la LOE (2006) y del inicio de la crisis económica (o desaceleración económica, como dijo aquel…) en la que todavía estamos inmersos, fundamentalmente por las siguientes causas:

♦ Aumento del desempleo: Al comienzo de dicha crisis, sobre todo cuando nadie sospechaba que iba a tardar tanto en superarse, muchas personas desempleadas optaron por ocupar su tiempo de desempleo en obtener un título de FP.

♦ Orientación vocacional: El hecho de tener en el centro educativo un profesional que tiene entre sus funciones explicar a los alumnos las posibles alternativas que tienen, una vez que finalicen sus estudios, o trabajar individualmente con aquellos alumnos con mayor dificultad o que tengan mayores dudas sobre el itinerario formativo más adecuado que deben seguir, hace que la opción de continuar estudios de FP adquiera mayor importancia.

♦ Titulación obligatoria: Otras personas, profesionales de determinados ámbitos, pero sin titulación, se vieron sorprendidos por un cambio en la normativa para el desarrollo de su trabajo, la cuál les obligaba a poseer la titulación académica oficial para seguir ejerciendo su profesión (conductores de ambulancia, personal de ayuda a domicilio, educadores infantiles, etc…). Pero eso sí, contando con varios años para obtenerla.

♦ Fracaso escolar: El aumento del fracaso escolar en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y el consiguiente abandono, provocan que muchos estudiantes, previa superación de una prueba de acceso (al no tener el título de ESO), puedan acceder a los estudios de FP de Grado Medio.

♦ Desempleo universitario: Muchos estudiantes o titulados universitarios, al ver las dificultades que tienen para acceder al mercado laboral, se plantean iniciar estudios de FP, fundamentalmente de Grado Superior, bien como complemento a su formación universitaria, bien para reorientar su itinerario formativo.FP en LOE 600

Foto: cepgranada.org

El problema adquiere mayor importancia cuando el gran aumento de la demanda para estudiar FP se enfrenta a una situación de paralización económica, donde se mide minuciosamente el gasto público, o de recortes presupuestarios para educación, como ha sucedido en este último año. Es decir, se multiplica el número de potenciales alumnos de FP (y futuros profesionales cualificados) al mismo tiempo que se reducen plazas ofertadas e incluso se eliminan ciclos formativos en determinados centros.

Si a esto le unimos el aumento de las tasas universitarias en los últimos años y la modificación de los requisitos para acceder a las becas de estudio, endureciendo las posibilidades para obtenerlas, estaremos, posiblemente, contribuyendo a que aumente a mayor velocidad la demanda de plazas para estudiar FP. Todo esto derivará en lo que viene sucediendo ya desde hace algunos años:

♦ Establecimiento de elevadas notas de acceso o notas de corte para acceder a ciclos formativos de FP, a imagen y semejanza de lo que ocurre para acceder a estudios universitarios, sólo que, al ofertarse pocas plazas por titulación y centro educativo, estudiarán solamente los que tengan notas muy altas.

♦ Cada año hay titulaciones y centros educativos (cada vez menos) que finalizan el periodo de matriculaciones con algunas plazas libres, las cuales son susceptibles de ser cubiertas fuera de plazo. Mi experiencia en Sevilla es dantesca, con personas haciendo cola en la calle durante la noche, en la puerta de la Delegación Provincial, para que al abrir las puertas puedan ser los primeros adjudicatarios de dichas plazas libres.

Univ Bolonia

Foto: 060.es

Si a la universidad y carrera de opción preferente solo podrán acceder las personas que tengan mejores notas y se lo puedan costear económicamente o cumplan todos los requisitos para obtener beca, y en FP sólo podrán matricularse en la primera opción elegida los que, igualmente, tengan las mejores notas de acceso, ¿no estaremos ante un nuevo y vertiginoso aumento de la mal llamada Generación Ni-Ni?

Anuncios

3 pensamientos en “¿Estudios universitarios, FP…. o me quedo sin estudiar?

  1. Y… padres Ni-Ni pero con mucho CON.
    Con valentía
    Con esfuerzo
    Con entusiasmo
    Con capacidades
    Con experiencia
    Con ganas de seguir formándonos
    Y… con las limitaciones añadidas de las cada vez más aisladas localidades “rurales”: excasas o nulas oportunidades de formación, lejos de grandes ubres y urbes, con escasos medios de transportes. Ni tren-Ni autobús. Más jóvenes en la carretera. Más gastos y más riesgos.
    La Generación Ni-Ni no tiene edad, ni sexo, ni guarda siempre relación directa con el desempleo.
    Un saludo Miguel Ángel.
    Todo un placer leerte.

  2. Pingback: ¿Estudios universitarios, FP.... o me qu...

  3. Enhorabuena por el post…..mi caso es “similar”. Deje de estudiar en segundo de FP y me puse a trabajar por circunstancias económicas de mi familia, después de 15 años trabajando, en un sector que ni lo estudie, soy un verdadero profesional de ello. Ahora, que me he quedado en el paro, no puedo continuar estudiando según mis premisas (duración de los cursos ingenierías, masters – aun ni pagando-) y lo mas importante el lastre académico, por el cual alguien dice que según mi educación, no puedo acceder a determinados estudios.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s